viernes, 28 de octubre de 2016

Desde la conexión con la divinidad nos volvemos cocreadores

Cuando logramos orden en nuestro mundo interior, nos encontramos con nuestros dones y talentos personales (aquello que te entusiasma hacer, que disfrutas), y brindarlos al servicio de la Vida nos produce plenitud. Así, vamos tomando conciencia del poder que anida en nuestro interior, un poder creador. Este poder creador puede ser manifestado cuando recordamos nuestro real Origen y vivimos en conexión con el Espíritu de la Vida. Así, vivimos en este plano concreto, material; en conexión con Fuerzas Superiores, sutiles, que nos acompañan en el camino. Humanos y Divinos a la vez, al servicio de la Vida. 

(Continuación de la reflexión: Somos seres multidimensionales)
Vaciando la mente de condicionamientos del pasado (metanoia=mente nueva), ordenando nuestro interior, colocando la nueva meta de vivir consciente nuestra vida cotidiana, integrando todas las dimensiones de nuestro Ser; vamos aprendiendo a generar nuestra propia realidad. 
Y ¿cómo sé qué tengo que soltar para vaciar mi mente? ESCUCHANDO MIS PALABRAS, pues la PALABRA FUNDA NUESTRO UNIVERSO, la PALABRA CREA. Entonces, me ESCUCHO y observo con conciencia y honestidad: Lo que digo, lo que expreso, ¿es realmente lo que deseo lograr aquí y ahora? Pues eso que digo en palabras es lo estoy ordenando al Universo que cree en mi vida. 
Entonces, ¿en qué nos centramos para crear? ¡en la palabra!
Ahora sabemos que lo que brota de nuestro interior hacia la Vida, vuelve a nuestro centro; manteniendo encendida la llama, dándole brillo a todo lo que hacemos, vibramos en el Amor. 
Así, somos Luz y materia a la vez; materia que brilla, que ilumina. 

Al recordar nuestro real Origen Divino; podemos elegir poner en práctica esta divinidad en nuestra vida cotidiana, volviéndonos creadores de nuestra existencia.

La divinidad se expresa a partir de poner en práctica nuestros dones y talentos, únicos e irrepetibles, 
al servicio de la comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario